Image Image Image Image Image
Scroll to Top

Arriba

Entrevistas

Entrevista a Daniel Castro Zimbrón y Brontis Jodorowsky: Táu, el sol nos mira de frente.

On 21, Nov 2012 | 2 Comments | In Entrevistas | By Ricardo Zárate

Un botánico que lleva a cuestas el dolor de la pérdida de su mujer, se interna en el desierto de Wirikuta para realizar estudios científicos. Pronto, el desierto se apodera de él y lo somete a un viaje irrevocable y eterno hacia sí mismo para sanarlo. Esta es la historia que presenta Táu, la película del director mexicano Daniel Castro Zimbrón que protagoniza Brontis Jodorowsky, exhibida en el Festival Internacional de Cine de Morelia 2012.

Táu, sol en huichol, es un filme de una belleza espiritual sobresaliente. Las notas artísticas que Castro Zimbrón alcanza en la cinta permiten retratar una historia honesta y perdurable que estimula una honda reflexión sobre la condición humana. Por su parte, Brontis Jodorowsky, quien se inicia como actor en la película de culto El Topo, y que cuenta en su prontuario con un extenso recorrido en teatro, destacando la exitosa puesta en escena Le Gorille, también con Alejandro Jodorowsky, logra en Táu la actuación más celebrada por la crítica durante el FICM: su biomecánica y multiplicidad de registros capturan la soledad, la abyección y la circularidad de la vida del hombre en busca respuestas.

BOSSA charla con Daniel Castro Zimbrón y Brontis Jodorowsky con motivo de Táu: una película sobre cómo la destrucción personal asegura la vida. Una vida que, cuando llega a ser libre, siempre se persigue a sí misma.

BOSSA: Haruki Murakami en su libro Al sur de la frontera, al oeste del Sol, escribe: “Hay muchas maneras de vivir. Hay muchas maneras de morir. Al final solo queda el desierto”. ¿Qué elementos del desierto permanecen en ti después de haber filmado Táu?

Daniel Castro: Creo que esas palabras de Haruki Murakami son claves para mí. Es precisamente lo que creo. Para ser muy sincero yo he tenido esa visión: al final solo quedará el desierto…, con el último ser meditando en él, después, el principio; esta es una vida cíclica y en forma de espiral, no creo en el final sino en el cambio. El desierto es el principio y el final de todo.

BOSSA: Tu personaje Gustavo viaja al desierto en busca de plantas y encuentra a un maestro que despierta su mente. ¿Consideras que el cine puede ser una herramienta para despertar de nuestras conciencias?

Brontis Jodorowsky: ¿Si aquello no fuera en algo la meta del arte, para qué serviría buscarlo? En general el cine está ahora al servicio de la diversión y de la codicia. Diversión en el sentido de divertido (¿y por qué no?) pero también en el sentido de maniobra de diversión; distraer, alejar de una reflexión (poética, política, psicológica, metafísica) sobre el mundo en el que vivimos. Hoy en día, grandes estudios de cine conciben los filmes como campañas de marketing, cuyo único objetivo es vender productos derivados que acaban por generar beneficios más grandes aun que las mismas películas. ¡Qué absurdidad! Películas como las de Daniel van a contra corriente del estado actual de la industria cinematográfica. Táu propone un cine puro, delicado y profundo; apostando en su sensibilidad e inteligencia en vez de tomarlo por un idiota, deja sitio al movimiento interno del espectador y espera compartir con él la introspección de un hombre encerrado, como muchos de nosotros, en el círculo vicioso del dolor. Estoy muy orgulloso de haber participado en tal proyecto, porque en algo asistimos a un proceso de sanación; y la maravilla del arte es que puede sanar a la humanidad.

BOSSA: Táu es una película con una carga simbólica remarcable. ¿Qué lugares simbólicos de nuestro ser estamos devastando y amenazando constantemente?

Daniel Castro: Lo que creo que los humanos no comprendemos es que todos formamos parte de un mismo ser, un ser al que muchos llaman dios, yo llamo existencia. Todos somos parte de la existencia y lo seguiremos siendo durante toda la infinita y totalmente consciente de sí misma existencia; de distintas formas seguiremos siendo parte de ella. Ahora somos humanos y creo sinceramente que como tal nuestra principal tarea es crear armonía con los demás seres humanos y seres vivos, porque hoy nuestro mundo está colmado de nuestras propias confusiones. Nos encontramos totalmente perdidos y el planeta lo resiente, sin embargo lo más apasionante y genial de nuestra condición es que tenemos la libertad de elegir, de escoger, de equivocarnos. Solo equivocándonos podremos encontrarnos algún día a nosotros mismos y a todos los seres que conformamos la existencia.

BOSSA: Los actores muestran a la luz lo que el público oculta en la sombra. En este sentido, ¿qué verdades ocultas del colectivo te interesa mostrar a la luz por medio de la actuación?

Brontis Jodorowsky: Supongo que tu definición del actor se refiere a la catarsis. En ese sentido me parece justa. Pero el arte del actor es el arte del presente. Si me planteara al momento de actuar mostrar a la luz “las verdades ocultas del colectivo”, probablemente solo podría mostrar una gran pretensión, la hediondez de un ego hinchado. El cine es un arte técnico; el actor da lo mejor de sí, se abre en cada escena, da y retiene a la vez, no para mostrar sino para que algo se vea; la diferencia es sutil. Luego viene la edición, la música, el sonido, toda la postproducción que puede arruinar o ensalzar tu actuación. En tanto que actor puedo tratar de dar a ver, nada más. Mira los créditos y date cuenta de la cantidad de gente que participa en la elaboración de cualquier filme. El cine es una artesanía compleja, colectiva, que requiere la competencia de todo un equipo. Tu actuación es tuya, pero también el resultado de todo un proceso que involucra a mucha gente… Si dentro de ese marco, logramos dar a ver algo verdadero a través de mis acciones (actuar), entonces aportarán probablemente a la película algo de universal.

Ricardo Zárate

Autor: Ricardo Zárate

Ricardo Zárate ha escrito 23 entradas en este blog.

Escritor de cine.

Tags | , , , , ,